lunes, 5 de diciembre de 2016

EL MISTERIOSO PEQUEÑO BAÚL DEL GRAN LIBERTADOR



Querido primo: acaba de morir el Libertador, y en su testamento ha ordenado que me den 8000 pesos. Quiero que vengas urgente porque hay objetos que quiero llevarme a Caracas. Desde su muerte han venido a rebuscar sus baúles en la Hacienda de San Pedro Alejandrino. 
Un abrazo. Tu primo José Palacios. 
  
            Hasta su muerte, el Libertador Simón Bolívar tuvo a su lado al hombre más fiel: su mayordomo José Palacios. Desde que Bolívar ponía un pie en el suelo, a cualquier hora del día o de la noche, ahí estaba el negro José. Le ayudaba a calzarse las botas, a quitárselas, guardaba la ropa, preparaba la silla de montar, calentaba el agua, sacaba a Nevado -el perro- de la habitación para que el indio Tinjacá lo llevara a hacer sus necesidades... 
            Al cabo de un mes, llegó el primo de José Palacios. Crecieron juntos, y desde su tierna infancia entablaron una sincera amistad. Entre ellos no había secretos. Se enviaban cartas a través de algún cura que se dirigía hacia la misma localidad, sobre todo, para que se la leyeran al primo, puesto que no sabía leer. José decía que era analfabeto, pero no lo era. El Libertador le enseñó a leer y a escribir, pero le ordenó que no lo dijera. Era una estrategia más de Bolívar para obtener información de sus subalternos. A menudo enviaba al negro José a buscar a sus Generales, les enviaba tinta y hojas para redactar  informes, actas y documentos, etc., en la creencia que el emisario era analfabeto, dando por hecho que no entendía lo que allí se estaba escribiendo y hablando. Bolívar tenía muchos enemigos. 
            -Querido primo! Qué alegría! -dijo José, fundiéndose en un fuerte abrazo. 
            -Lo mismo digo -manifestó Hugo, dándole unas palmadas cariñosas en la espalda. 
            Después de las salutaciones de rigor, y preguntas por la familia, Hugo le pide a José que le cuente con detalle la muerte del Libertador. 
            -Fue muy triste -dijo, con la voz tornándose ronca y humedeciéndosele los ojos-. Quería marcharse. 
            -¿Marcharse? -preguntó sorprendido. 
            -Sí -dijo José-. Un poco antes de expirar me dijo: ´José, vámonos, esta gente no nos quiere en esta tierra…´ 
            Al negro José se le llenaron los ojos de lágrimas al recordar. Suspiró hondamente para tranquilizarse, y señaló unos baúles:  
    -¿Ves aquellos baúles? El libertador ha ordenado en su testamento que hay que quemarlos. 
            -¿Quemarlos? -preguntó el primo Hugo extrañado. 
            -Sí, y cuanto antes mejor - arengó José, dirigiéndose hacia los baúles. 
            José abrió el más pequeño. Actuaba como si ese baúl fuese el más importante. Y era cierto. Era el más comprometedor. Al abrirlo, eligió un paquete que contenía unos sobres amarillentos, desató la cuerda que los sujetaba, cogió uno de ellos y se lo llevó a la nariz. 
            -¡Qué bien huele! -le dijo al primo-. Es perfume francés. 
            El primo acercó el sobre a su nariz, aspiró profundamente… 
            -¡Qué delicia! ¿Se puede comer? 
            Ambos rieron a mandíbula batiente la gracia del primo Hugo. José continuó seleccionando los paquetes, poniendo más atención en unos que otros. 
            - Me dijo el Libertador que estos son los primeros que debo quemar - musitó José, apartándolos. 
            -¿Y por qué esos? -indagó curioso, el primo. 
            José sonrió pícaramente. 
        -Son las cartas de sus amantes -dijo con ademán confidencial. 
            El primo cada vez quedaba más impresionado. Jamás se le haba ocurrido pensar que el Gran Libertador podía tener amantes. 
            -Y de todos estos paquetes, ¿por qué escoges estos? 
            José volvió a sonreír, y le contestó bajando la voz: 
            -Este paquete contiene las cartas de las mujeres casadas -dijo con un susurro-. Y la mayoría son mujeres de militares. 
            La cara del primo era un poema épico. 
    Historiadores e investigadores manifiestan que el Gran Libertador llegó a tener más de dieciséis hijos. Dicen que de la que realmente se enamoró fue de una hermosa potosina de veinte años. Unas de sus pasiones fue el baile, -concretamente el vals-, y las Aguas de Colonia; el Tesoro Nacional de Perú tuvo que pagar ocho mil pesos en los cuatro años que permaneció en Lima. 
© capel riera
  

No hay comentarios: